ALOPECIA FRONTAL FIBROSANTE

ALOPECIA FRONTAL FIBROSANTE

La alopecia frontal fibrosante (AFF) es una condición que causa pérdida de cabello, principalmente en el área de la diadema (zona frontal y laterales). Es un tipo de alopecia cicatricial. Se cree que está relacionado con otra condición llamada liquen plano que, cuando afecta el cuero cabelludo, se denomina «liquen planopilaris». La AFF causa una inflamación que destruye el folículo piloso y lo reemplaza con cicatrices permanentes. Afecta principalmente a mujeres posmenopáusicas.

ESPECIFICACIONES SOBRE ALOPECIA FRONTAL FIBROSANTE

Causas

Esta es una condición que ha sido recientemente reconocida y hasta el momento se desconoce su causa exacta aunque cree que las hormonas pueden ser parcialmente responsables en conjunción con un proceso autoinmune de inflamación. Afecta sobretodo a mujeres después de la menopausia, aunque también se ha visto en mujeres antes de la menopausia e incluso en pacientes masculinos.

Síntomas

Por lo general la alopecia frontal fibrosante (AFF) produce pocos síntomas. La manifestación mas común es la pérdida de cabello en la parte frontal de la cabeza (a nivel de la diadema) que progresa lentamente hacia atrás. Además se acompaña por la pérdida de cejas, y de forma menos frecuente pérdida de pestañas y vello corporal. Recientemente se ha descrito como otro hallazgo acompañante importante la presencia de pápulas eritematosas faciales.

Diagnóstico

Su dermatólogo generalmente podrá diagnosticar la alopecia frontal fibrosante (AFF) mediante la examinación visual del cuero cabelludo, aunque en ocasiones puede ser necesario realizar una tricoscopía y una biopsia para confirmar el diagnóstico.

La dermatoscopía del cuero cabelludo también conocida como tricoscopía puede arrojar hallazgos adicionales para respaldar el diagnóstico como son la ausencia de folículos pilosos, puntos blancos, presencia de eritema perifolicular e hiperqueratosis folicular tubular.

Tratamiento

En el pasado era común escuchar que la alopecia frontal fibrosante (AFF) no tenia un tratamiento efectivo. No obstante en la actualidad existe un panorama más positivo , ya que con los datos de la literatura dermatológica reciente podemos dar “algo de esperanza” ya que hoy en día muchos pacientes logran la estabilización del cuadro y un leve o moderado crecimiento de cabello en el área afectada.

Los tratamientos más utilizados en la actualidad son los denominados corticoides intralesionales y los antiandrógenos. Sin embargo, otros medicamentos conocidos como antipalúdicos también pueden ser utilizados.


En pacientes con pérdidas extensas de cabello se puede realizar un trasplante capilar para aumentar la densidad siempre y cuando el cuadro se halla estabilizado médicamente pero, siempre será necesario un control y tratamiento continuo ya que en algunos pacientes la alopecia frontal fibrosante (AFF) podría reactivarse en los cabellos trasplantados.