Alopecia Areata – Clínica de Cirugía Capilar

ALOPECIA AREATA

Alopecia areata es una condición de la piel que causa una pérdida repentina de parches de cabello en el cuero cabelludo y, a veces, en otras partes del cuerpo. No es cicatrizante, lo que significa que no hay daño permanente en el folículo piloso. En la mayoría de las personas, el cabello nuevo finalmente vuelve a crecer en las áreas afectadas, aunque este proceso puede llevar meses. Aproximadamente el 50 por ciento de las personas con alopecia areata leve se recupera en un año; sin embargo, la mayoría de las personas experimentarán más de un episodio durante su vida.

Especificaciones sobre Alopecia Areta

En la alopecia areata, el sistema inmune del cuerpo ataca por error a los folículos capilares por razones que no están claras. Afortunadamente, los folículos retienen su capacidad para regenerar el cabello, y la pérdida de cabello no es permanente en la mayoría de los casos.

Otras condiciones pueden ocurrir junto con la alopecia areata; estos incluyen el vitiligo (un trastorno que causa el blanqueamiento desigual de la piel), la tiroiditis (inflamación de la glándula tiroides) y la anemia perniciosa (una disminución en el número de glóbulos rojos debido a una deficiencia de vitamina B12).

 Aproximadamente el 20 por ciento de las personas con alopecia areata tienen un familiar que también se ve afectado. En base a esto, los expertos creen que algunas personas tienen una predisposición genética a la enfermedad. Una persona que tiene un pariente cercano con alopecia areata tiene un riesgo ligeramente mayor de desarrollarla también. Si la pérdida relativa de cabello experimentada antes de los 30 años, el riesgo aumenta aún más.

Las personas con alopecia areata suelen presentar parches lisos y redondos de pérdida completa de cabello que se desarrollan durante un período de pocas semanas, seguidas en la mayoría de los casos por un nuevo crecimiento durante varios meses. Sin embargo, la alopecia areata puede persistir durante varios años y, a veces, el cabello nunca vuelve a crecer.

El cuero cabelludo es el sitio más común para la pérdida de cabello, pero cualquier área del cuerpo puede verse afectada. Para muchas personas, la enfermedad no progresa más allá de la pérdida de cabello irregular. Sin embargo, en algunos casos, la pérdida de cabello es extensa.

Una pequeña minoría de pacientes pierde todo el pelo en la cabeza (conocido como alopecia total) o todo el pelo en la cabeza y el cuerpo (alopecia universal). Además de la pérdida de cabello, las personas con alopecia areata pueden desarrollar anomalías en las uñas de los manos o las uñas de los pies.

El diagnóstico de alopecia areata se basa en la apariencia de la pérdida de cabello. Su dermatólogo buscará los patrones característicos de pérdida de cabello, como parches lisos con pelos cortos y rotos alrededor de los bordes. 

La biopsia (la extracción de una muestra de tejido para el estudio) generalmente no es necesaria. Se pueden recomendar exámenes de sangre para detectar enfermedad tiroidea o anemia perniciosa.

Perder el cabello puede ser una experiencia devastadora, particularmente porque se desarrolla repentinamente y la pérdida es difícil de ocultar. Los pacientes que tienen dificultad con el impacto psicosocial de perder el cabello deben hablar con dermatólogo  sobre sus sentimientos.

Los proveedores pueden ofrecer apoyo y pueden recomendar que un paciente trabaje con un terapeuta, un psicólogo clínico o un grupo de apoyo; la terapia individual y grupal puede ayudar a los pacientes a adaptarse y hacer frente a la pérdida de cabello, y también puede brindar consejos sobre las cubiertas cosméticas.

No todas las personas con alopecia areata requieren tratamiento; muchos pacientes con enfermedad limitada experimentarán recrecimiento espontáneo del cabello. 

Para los pacientes que usan tratamientos, hay varias opciones. Sin embargo, la alopecia areata no se puede “curar”. Como se señaló anteriormente, la mayoría de los pacientes experimenta episodios futuros de pérdida de cabello.

TIPOS DE TRATAMIENTOS

Los corticosteroides, comúnmente llamados esteroides, son medicamentos antiinflamatorios que se usan para tratar la alopecia areata. Se pueden tomar por inyección, aplicarse por vía tópica (como una crema o loción) o tomarse por vía oral. Los corticoides o corticoiesteroides tienen una gran variedad de funciones fisiológicas, como bien son regular la inflamación, el sistema inmune, el metabolismo de carbohidratos, el catabolismo de proteínas, los niveles de electrolitos en el plasma, e incluso participan en la regulación y respuesta al estrés.

Este método de tratamiento a menudo se recomienda para adultos con parches aislados de pérdida de cabello. El medicamento se inyecta directamente en el área afectada para estimular el nuevo crecimiento del cabello. Pueden pasar de seis a ocho semanas para notar el crecimiento de cabello nuevo; las inyecciones se repiten cada cuatro a seis semanas hasta que se complete el rebrote. Si es necesario, el área afectada puede pretratarse con una crema anestésica tópica con receta para reducir el dolor asociado con las inyecciones.

A veces se prescriben corticosteroides tópicos como alternativa a los corticosteroides inyectados para niños o adultos que no pueden tolerar las inyecciones. Los corticosteroides tópicos generalmente se aplican a las áreas afectadas diariamente.

Al igual que los corticosteroides inyectados, este tratamiento se usa para pacientes con parches aislados de pérdida de cabello. Los corticosteroides tópicos probablemente no sean beneficiosos para las personas con pérdida de cabello extensa.

Disponible sin receta, el minoxidil tópico promueve el crecimiento del cabello al alargar la fase de crecimiento de los folículos pilosos y causar más folículos para producir cabello. 

Minoxidil está aprobado para tratar la alopecia androgenética (pérdida de cabello de patrón masculino); también puede ser útil en pacientes con alopecia areata leve. La solución se aplica típicamente dos veces al día en el área de pérdida de cabello, y puede usarse sola o en combinación con otras terapias. Cuando el tratamiento es exitoso, se observa un nuevo crecimiento del cabello en aproximadamente 12 semanas. 

Es un tratamiento que se desarrolló originalmente para el tratamiento de otra afección de la piel, la psoriasis, pero luego se descubrió que volvía a crecer cabello en algunas personas con alopecia leve. Debe usarse con cuidado porque irrita la piel y los ojos y además puede manchar las telas. El crecimiento del cabello se puede ver dentro de tres a cuatro meses.

La antralina se usa para tratar un desorden de la piel llamado psoriasis sólo o asociado a otros fármacos. También se puede usar para tratar otras condiciones de la piel según lo determine su médico.ntos.

La inmunoterapia tópica se define como la inducción y posterior provocación periódica de una dermatitis de contacto alérgica, a través de la aplicación de un potente alergeno de contacto en una zona cutánea determinada.

La inmunoterapia tópica es probablemente el tratamiento más efectivo para pacientes con afectación extensa o recurrente del cuero cabelludo. Esta técnica implica la aplicación de una sustancia conocida por causar una reacción alérgica al área de pérdida de cabello. La picazón, descamación e irritación resultantes a menudo inducen el crecimiento del cabello.

Pueden surgir nuevas terapias para la alopecia areata en el futuro. Los resultados preliminares de los medicamentos conocidos como inhibidores de Janus kinasa (JAK) (tofacitinib y ruxolitinib) parecen prometedores, pero se necesitan estudios adicionales para evaluar la eficacia y seguridad de los inhibidores de JAK para la alopecia areata. Los inhibidores orales de JAK son costosos, pueden conllevar riesgos significativos y aún no se recomiendan para el tratamiento de rutina de la alopecia areata. Hay investigaciones en curso sobre los inhibidores de JAK tópicos y orales.